Colegio de Mínimos San Francisco de Paula. Facultad de Ciencias Económicas, Empresariales y Turismo

Ir al contenido principal de la página
Compartir:

Colegio de Mínimos San Francisco de Paula. Facultad de Ciencias Económicas, Empresariales y Turismo

Fachada de la Facultad de Económicas

Contacto

Plaza de la Victoria, 2 28802 Alcalá de Henares (Madrid)

Teléfono:91 885 42 05 / 51 52

Correo electrónico:  decanato.ciemp@uah.es  

Contacto

Edificio Multidepartamental. C/ Cifuentes, 28 19003 Guadalajara

Teléfono:949 209614

Correo electrónico:  decanatocceet.guada@uah.es  

El Colegio Convento de San Francisco de Paula de Mínimos de Santa Ana se comenzó a construir, en su actual ubicación, en el año 1567 en un solar cedido por Bartolomé Santoyo, secretario de Felipe II. Con anterioridad, y desde 1553, los religiosos mínimos de San Francisco de Paula habían estado en un colegio de extrema pobreza en la Calle de Colegios. El conjunto arquitectónico está formado por una iglesia de planta de cruz latina con nave abovedada y un altar de tres cuerpos (hoy desaparecido), y un claustro alrededor del cual se distribuyen las diferentes dependencias en el que en las arquerías se combina la fábrica de ladrillo sobre pilastras de piedra. La fachada es sencilla y de austera arquitectura. El acceso a la Iglesia se realiza a través de una portada de piedra sobre la que se sitúa un dintel con las armas del fundador y una hornacina con la imagen de San Francisco de Paula.

En este convento de amplias dimensiones estudiaron y vivieron sucesivas promociones de frailes de esta Orden entre los que destacan el Padre General de la Orden de Mínimos, Fary Casiano Humarán. En 1847 fue restaurado para Archivo, en 1950 se destinó a colegio - internado "Virgen de la Paloma", institución benéfica del Ayuntamiento de Madrid donde residían niños en edad adolescente se atribuye su construcción a Sebastián de la Plaza por su "semejanza estilística con la Iglesia de las Bernardas, por el uso de muros de ladrillo de estudiadas proporciones realzados por su planitud y con hiladas
voladas de piedra blanca" (G.Kubler: Arquitectura de los Siglos XVII y XVIII, Vol XIV de Ars Hispaniae, p.16), también por la inscripción que corre por las impostas, alusiva al fundador, y por los blasones que se repiten numerosas veces por la fachada y la torre. La portada a pesar de su sobriedad es de gran elegancia. El edificio de dos alturas está rematado por dos torreones, se cierra con un gran patio posterior; está organizado en torno a dos patios con una espléndida escalera imperial entre ellos rematada por una cúpula ovalada. Es, de entre todos los Colegios de Alcalá de Henares, el más grandioso y similar, en su tipología, a otros edificios de la Orden de Mínimos, Fary Casiano Humarán. En el año 1836, el antiguo Colegio de Mínimos, cuya fundación data del siglo XVI, pasó a titularidad del Estado quedando convertido en Hospital Militar.
En 1976 fue adquirido por la Universidad de Alcalá para destinarlo principalmente a la enseñanza o investigación en todos sus grados y especialidades, instalándose en él en 1980. Para resolver problemas de espacio derivadas de las limitaciones del edificio dentro de su manzana se anexionaron fincas colindantes en las que se decidió proyectar una zona ajardinada de uso público, utilizar algunas edificaciones existentes y construir nuevas dependencias necesarias para la Facultad. El proyecto contempla la ocupación perimetral de casi toda la manzana, dejándose libre un espacio central para Jardín de carácter público al que se accede desde un pasaje peatonal que discurre paralelo al edificio proyectado y que remata en un edificio decimonónico en el que se albergan los despachos de diferentes departamentos y seminarios. Con este pasaje y la masa vegetal creada se ha tratado de potenciar un nuevo recorrido urbano en una zona donde la escasez de elementos arbóreos y la degradación de la estructura urbana lo hacen especialmente atractivo y necesario. La solución propuesta, al concentrar en las alineaciones exteriores los volúmenes edificatorios dejando libre el espacio central para su uso público, remite a la tradicional tipología alcalaína de casa con patio porticado.