Colegio San José de los Caracciolos. Facultad de Filosofía y Letras

Ir al contenido principal de la página
Compartir:

Colegio San José de los Caracciolos. Facultad de Filosofía y Letras

MAYO-CARACCIOLOS

Contacto

C/ Trinidad, 3 y 5

Teléfono:91 885 5040

Correo electrónico:  decanato.fyl@uah.es  

En el seno de las reformas establecidas en el Concilio de Trento, nace en 1588 en Nápoles el instituto de "Clérigos Regulares Menores", fundado por San Agustín de Adorno, Francisco Caracciolo y Fabricio Caracciolo, siendo poco después elevado a la categoría de orden religiosa. El padre Diego de Villafranca establece dentro de la línea de expansión escolástica de la orden, la necesidad de contar con una sede en Alcalá de Henares, en el marco de esta Universidad. Marco reconocido por el propio padre como idóneo para la formación de filósofos y metafísicos. El asentamiento se produce como el de otras ordenes religiosas de la ciudad. Primeramente se organizan en unas casas en las que se funda el colegio en 1613 y posteriormente es el propio Francisco de Caracciolo el que llega a Alcalá con la intención de tener una casa para adoctrinar a los jóvenes religiosos.

Se realiza finalmente en 1622 la construcción del colegio, consagrándolo a San José. Se sitúa en una manzana aislada rodeada por las calles Trinidad, Arcipreste, Matadero y San Julián. Se trata de un edificio de que se organiza alrededor de dos claustros separados por una amplia escalera imperial cubierta por una cúpula barroca elíptica. Tiene dos alturas en sus crujías principales al norte y al sur y tres en la crujía este y en el oeste completa el conjunto una esbelta iglesia. A principios del siglo XIX, con la invasión francesa, sufre como otros colegios menores de la ciudad, una serie de avatares que acaban poniendo fin a la primera parte de su vida con centro de enseñanza, uso para el que estaba expresamente construido.

Pasa a disposición del ayuntamiento que lo destina a cárcel. Posteriormente en 1893 se convierte en cuartel con diferentes usos dentro de su vida militar, que acabó siendo cuartel de intendencia y almacén de paja y grano, encargándosele la elaboración de pan para diversas guarniciones de la Región a la que pertenecía. Fue en 1984 cuando el conjunto del colegio, junto con otros edificios que habían pertenecido a otras órdenes religiosas y que habían acabado perteneciendo al ejercito pasan a manos municipales para ser destinados a usos docentes. El ayuntamiento destina parte de la huerta perteneciente al convento a la construcción de un edificio para Archivo Municipal y cede el colegio e iglesia a esta universidad. El estado en el que se encuentra el edificio cuando es devuelto a la universidad para su rehabilitación como centro docente es lamentable. Se procede entonces a rehabilitación del conjunto en varias fases. Una primera de consolidación de las estructuras de ladrillo y madera y la reconstrucción de las cubiertas. En una segunda se acomete el acondicionamiento de la crujía norte, en otra fase la rehabilitación de la iglesia como Teatro Universitario y sala de usos múltiples, una tercera de finalización del acondicionamiento del resto del colegio y finalmente la construcción de un jardín en el espacio que aún quedaba libre de la antigua huerta. En la actualidad el edificio cuenta con 8 aulas, 3 laboratorios y 46 despachos y en él se imparten los estudios de filología clásica y moderna.